Cómo componer una canción en 4 simples pasos [Guía para principiantes]

Mentiría si dijera que componer una canción es fácil. ¡Pero cualquiera puede crear una canción! Y con conocimientos básicos de algún instrumento y el método adecuado, incluso podrías estar en un escenario cantándola antes de darte cuenta. ¿Curioso? Este es el método en 4 pasos que sigo para componer canciones.
Guía paso a paso para componer tu primera canción

¿Para componer una canción se empieza por la música o la letra? ¿Que rueda de acordes uso? ¿Necesito saber música? La respuesta a todas estas preguntas es que no hay respuesta, porque hay literalmente infinitas maneras de crear música, e incluso cada estilo musical tiene la suya propia.

Como compositor, deberás escoger el método para componer una canción que mejor se adapte a tus peculiaridades, o probar varios hasta descubrir cual te funciona mejor. Lo importante es poder evitar el síndrome de la página vacía o rejillas de DAW vacías ante las miles de posibilidades.

En esta guía te enseñaré los 4 pasos de mi método de composición, y la manera en la que ayudo a mi cerebro a liberarse de bloqueos para componer canciones cuando lo necesito. Este será el mapa a seguir para componer ¡tu primer gran éxito! Aunque antes de empezar déjame derribar algunos mitos.

Generar Ideas de melodia y armonia

Generar ideas de melodía y armonía

Decidir genero musical, tono, compas y tempo

Genero musical, tono, compas y tempo

Definir la estructura de la cancion

Definir la estructura de la canción

Escribir la letra

Pensar la historia y escribir la letra

Las musas no existen, y la inspiración está sobrevalorada

Los últimos estudios sobre el cerebro han demostrado que el aprendizaje y la memoria, ambas localizadas en la región del hipocampo, están intrínsecamente conectadas con la creatividad.

Fueron los griegos quienes buscando el origen de la creatividad crearon el concepto de «Las Musas». Pero no, las musas no existen. Aunque si es cierto que determinadas personas, situaciones o circunstancias, parecen actuar como catalizadores de la creatividad.

Aprender música no te hace ser menos creativo, sino al contrario

Cuántas veces me han dicho en el estudio eso de: «No estudio música porque entonces se me iría el rollo». ¡Buenísimo! jajaja… Por suerte la ciencia ya ha demostrado que cuanto más se aprende, más capacidad tiene una persona de ser creativa.

Para componer una canción, nuestro cerebro tan solo organiza y combina todo lo que hemos aprendido y guardado, para luego responder con una idea original. Por tanto, aprende música y sus reglas, aprende a tocar un instrumento, y escucha toda la música que puedas cada día para ser mejor compositor.

Resumen

Existen infinitas maneras de componer una canción, aunque tener conocimientos básicos de algún instrumento y seguir una metodología correcta, te harán conseguirlo más rápido. Pero sí, cualquiera puede componer una canción, y sin la ayuda de una musa porque no existen. La ciencia ha demostrado que el aprendizaje y la memoria están intrínsecamente conectadas con la creatividad, y cuanta más música escuchamos y conocimientos adquirimos, componemos más y mejor música.

Generar Ideas de melodía y armonía

PASO 1

En este primer paso veremos la manera en la que los profesionales ayudamos a nuestro cerebro a fabricar más y mejores ideas para componer canciones, y que tú también podrás utilizar para crear melodías y acordes y componer una canción.

Toda canción empieza con una primera idea, que normalmente llega cuando le da la gana y no se la espera, o al menos eso parece. ¿Y es que cuántos grandes estribillos se habrán compuesto en el baño? jajaja… ¿Pero por qué ocurre de este modo? Y sobre todo.. ¿Cómo hacer que ocurra y que mi cerebro se llene de miles de ideas?

Pues la respuesta la encontramos en la ciencia, y es algo que los profesionales llevamos haciendo para componer canciones toda la vida y sin saberlo, como es mi caso.

Cómo funciona el cerebro para crear ideas

Cómo funciona el cerebro para crear ideas

Nuestro cerebro resuelve problemas accediendo a nuestra memoria de largo plazo para recabar datos. Hacer esto le lleva un tiempo, y por eso, las grandes ideas parece que aparecen cuando les da la gana. Pero las ideas aparecen justo cuando nuestro cerebro ha terminado de buscar y procesar los datos, y nos lanza la solución.

Esta primera idea puede ser cualquier cosa que nos sirva para componer una canción, un riff de guitarra, una frase pegadiza para el estribillo, una melodía, un hook o un beat de rap. ¿Pero cómo fomentar que nos lleguen estas ideas? Pues ayudando a nuestro cerebro a que las genere, ¡¡Qué lo hace sólo y gratis!!

Cómo ayudar a nuestro cerebro a componer canciones según la ciencia

Según la neurociencia, el proceso creativo pasa por 4 fases: Preparación, incubación, iluminación y verificación.

Para ayudar a tu cerebro a generar ideas para componer canciones sigue los siguientes pasos:

1Preparación

Empieza generando una tormenta de ideas. Tan solo siéntate al piano o coge la guitarra, y empieza a probar ruedas de acordes, escucha temas de otros artistas y coge ideas, empieza a cantar melodías, o construye un beat primario o ritmo sobre el que empezar a trabajar.

No trates de juzgar lo que te salga, ni te preocupes por usar determinados acordes o ruedas, o crear ya el estribillo o los versos. Simplemente suelta lo que se te ocurra y déjate llevar. Usa tu imaginación sin trabas, y deja que tus neuronas se muevan libres como el viento.

Como habrás visto no hablo de letra, aunque el mensaje es para mi la parte más importante de un tema. Pero soy músico, y mi punto de inicio al componer una canción es siempre la melodía y la armonía. Aunque que antes de empezar a divagar, sí pienso en el artista que la va a cantar, su edad, y en una buena historia que contar que me motive.

La mayor parte de las canciones Pop de la historia tan solo usan 4 acordes que salen de la escala mayor.
Guía para componer canciones de éxito

Inspírate apoyándote en algunas de las ruedas de acordes más usuales que se han utilizado en el Pop de todas las épocas, y que aún se siguen utilizando, y que salen de la escala mayor: Do, Re, Mi, Fa, Sol, La, Si, cuyas triadas básicas son: Do Mayor, Re menor, Mi menor, Fa Mayor, Sol Mayor, La menor y Si disminuído.

Aunque hay infinitas posibilidades de ruedas de acordes, la mayor parte de las canciones populares se pueden tocar con solo con cuatro que salen de dicha escala, los correspondientes al 1º, 4º y 5º grados de la misma, acompañados a veces por el 2º y 6º grado. Aquí te dejo algunas ruedas típicas en Do Mayor:

Do Mayor / Fa Mayor / Sol7 (1-4-5)
Do Mayor / A menor / Fa Mayor / Sol7 (1-6-4-5)
Do Mayor / Fa Mayor / La menor / Sol7 (1-4-6-5)
Do Mayor / Sol7 / La menor / Fa Mayor (1-5-6-4)
Re menor / Sol7 / La menor (2-5-6)
La menor / Re menor / Mi Mayor (6-2-3)
La menor / Sol7 / Fa Mayor / Mi7 (6-5-4-3) nuestra famosa rueda del flamenco y la rumba.

Por cierto… Normalmente la rueda de acordes de la estrofa no es la misma del estribillo, que normalmente suele ser más sencilla, por ejemplo:

Estrofa: Do Mayor / La menor / Fa Mayor / Sol7 (1-6-4-5)
Estribillo: Do Mayor / Fa Mayor / Sol Mayor (1-4-5)

2Incubación

Cuando hayas probado suficientes ideas, será el momento de parar y desconectar. Sal a la calle a pasear o hacer ejercicio, navega por internet, juega, duerme si ya es muy tarde, o cocina, ¡lo que más te guste, pero para!.

Tu cerebro necesita libertad mental para preparar el terreno creativo, reorganizando la información, sintetizándola, asociándola con otros datos anteriores, para establecer relaciones más complejas que deriven en ideas musicales geniales.

Por supuesto, los pasos anteriores puedes hacerlos días antes de ponerte a componer, de hecho es lo que yo hago. Cuando me encargan un trabajo, estoy varios días antes escuchando y esbozando ideas, y grabando cada cosa que se me ocurre en móvil, por si acaso.

3Iluminación (la musa)

Si haces lo que te digo, te parecerá increíble pero funciona! Y antes de lo que crees estarás diciendo «Eureka», o más bien… Ninoninona, nananinoni, jeje. Este es el verdadero momento de la inspiración creativa, el momento de las musas de los antiguos griegos.

Eso sí, estas ideas llegarán de una manera arrolladora y te pillarán en cualquier sitio. Por lo que si no tienes cerca una guitarra, ten a mano el móvil y grábalas, o coge un papel y escríbela si es una letra, porque las ideas igual que llegan, se van y no vuelven, como si fuesen un buen sueño.

4Verificación

Aún nos queda un último paso en este proceso, el de la confrontación de las ideas con la cruda realidad. Puede ser que las nuevas ideas no se ajusten al tipo de tema que necesitas, o al artista para el que estás componiendo. Por eso en el paso siguiente tendrás que analizarlas y si no te valen, ¡Guárdalas! para usarlas en otra canción.

Y por supuesto confía en tu cerebro, porque una vez lo tengas entrenado, no pararás de generar ideas nuevas cada día, y cada vez mejores para componer nuevas canciones.

Resumen

Las canciones siempre empiezan por una idea generada por nuestro cerebro. Para que éste las genere debemos de entrenarlo y proveerle de estímulos suficientes. Tras una pausa para descansar, el cerebro se ocupará de ordenar, sintetizar y procesar estos estímulos, y devolvérnoslos en forma de ideas musicales geniales. En este paso tan solo nos ocupamos de generar ideas, sin valorar si nos valen o no para el proyecto, artista o tipo de tema que queremos componer.

Decidir genero musical, tono, compás y tempo

PASO 2

En este segundo paso decidiremos el estilo musical que queramos darle a nuestra primera canción, así como buscaremos el mejor tono o clave para poder cantarlo, el compás, y el tempo correcto, algo muy importante en estilos como la música electrónica.

Llega el momento de ordenar las ideas generadas en el paso anterior, y analizar si encajan en el estilo musical y tempo que necesitas para componer una canción, y comprobar que la tesitura sea ejecutable por el artista para el que la estás componiendo.

De momento nos concentraremos en la melodía del tema, las partes instrumentales y los hooks, pero no en la armonía, ya que una misma melodía podrá ser armonizada y enriquecida de mil maneras diferentes más tarde. Pero nada te impide testar la melodía ya con los acordes si sabes música, claro.

Cómo producir una canción

1Género musical

El género musical es la primera cosa a tener en cuenta para componer una canción. No todas las melodías se ajustan a todos los estilos, y de hecho, es bueno intentar en el primer paso generar ideas basadas en dicho estilo, apoyándonos en ritmos, ruedas de acordes, o temas de otros artistas como referencia.

Programa un loop de batería o beat sencillo en dicho estilo, y prueba a cantar esas melodías encima. Si encajan, ¡márcalas!. Ve sumando ideas sin pensar en cual utilizarás en el estribillo o cual en el verso. Aunque muchas veces lo verás tan claro, que podrás saltarte pasos sin problemas.

2Tono o clave

También es bastante importante el tono al componer una canción, sobre todo si no se trata de música instrumental, aunque incluso si se trata de música electrónica puede serlo también. No todos los tonos suenan igual de redondos, ni potentes, es una cuestión de frecuencias y hercios.

Si quieres componer una canción de música electrónica, escucha éxitos de otros artistas y decide a cual de ellos te quieres parecer, o cual de ellos te suena mejor, y mira en que tono está el tema que te gusta.

Pero si el tema es para un cantante, lo ideal es poder probarlo con él o ella, o con otro persona de su mismo sexo, que podrías ser tu mismo.

Tesitura de la voz humana

Aquí puedes ver la tesitura de la voz humana.

Tesitura de la voz humana

Como referencia, un chico, ya sea tenor o barítono, puede cantar de manera cómoda entre un La2 y un Mi4, pero a partir de ahí, deberás de estar seguro de que puede alcanzar notas más altas. Lo normal es que pueda llegar bien hasta un La4, e incluso notas más altas en lo que se conoce como «Voz de Falsete».

Las chicas pueden cantar de manera cómoda desde un Sol3 a un Sol5, pero más arriba o más abajo, deberás de observar el momento para utilizar dichas notas. Por supuesto una profesional puede con su voz de pecho cantar más allá de un Sib5, y aún más, como Celine Dion que llega hasta un Mi6.

Pero a menos que se trate de una Ópera, nunca vayas más allá de un Sib5 o Do6, porque a partir de ahí, o la chica sonará como un gato, o tendrá que cambiar a su voz lírica a partir del Re6-Mib6, y podría no ser lo que buscas.

3Tempo y compás

Si quieres componer una canción que se adapte al contexto de la música actual, es decir, no estás componiendo por el mero placer de hacerlo, o estás haciendo un tema de amor para tu novia, escoger el tempo y compás de la canción es algo vital.

Algo que cambia por épocas es el tempo, y en estilos como la música electrónica, si no construyes tu tema en el tempo que se pincha en cada momento, no tendrás ninguna posibilidad de que nadie lo pinche o radie

Respecto al compás, apostaría que el 95% de los temas Pop de la historia han sido compuestos en 4/4 o compás de compasillo. Pero si lo tuyo es un Vals o una jota, tendrás que escoger 3/4, si es un pasodoble un 2/4, o si lo tuyo es el rock de los años 50 escoge un 12/8.

2Marcar las ideas que coincidan con los pasos anteriores

A medida que vayamos viendo que ideas cuadran con el estilo, tono y tempo del tema, las iremos marcando y guardando, y cuando termines con ellas, pasaremos al siguiente paso.

No te preocupes si luego nos hacen falta ideas nuevas para otra partes, a veces los temas no salen completos de golpe. De momento configuraremos nuestro borrador con lo que tengamos en el paso siguiente. Aunque lo normal es que si hemos hecho bien los pasos anteriores, no solo tengamos ideas para componer una canción, sino para componer las 10 canciones de un álbum completo!

Resumen

En esta paso nos ocuparemos de analizar y confrontar nuestra ideas con la realidad. Iremos viendo si estas cuadran con el estilo musical que hemos escogido, y el tempo que se utiliza en ese momento en otros temas comerciales, y también si están en el tono correcto para el artista que queremos que lo interprete.

Definir la estructura de la canción

PASO 3

En este tercer paso probaremos diferentes estructuras para nuestro tema para ver cual funciona mejor. Pero antes, veremos cuales son las partes imprescindibles en una canción, y para que sirven cada una de ellas. Una vez escogida la estructura, nuestro tema estará ya casi listo, o a falta solo de la letra, si no es un tema instrumental.

Llega el momento de encajar todas las piezas dentro de una estructura, y esta es otra de las cosas que también han cambiado a lo largo del tiempo a la hora de componer una canción.

En los años 50 muchas canciones constaban de una única parte o A, como «What a Wonderfull World» de Louis Armstrong, y otras de solo dos, una A y una B como «My Way» de Frank Sinatra.

Mas tarde las canciones pasaron a tener de 3 a 5 partes diferenciadas, Introducción, Estrofa, Estribillo, Puente y Coda, a los que ahora se les ha unido otras como: Pre-Estribillo, Drop, Descarga o Hook. ¿Pero qué es esto de Estrofa y Estribillo? ¿Cómo se distribuyen estas partes? y ¿Cómo escoger la mejor estructura para componer una canción?

Cómo crear la estructura de una canción

Partes de una canción

Estas son la partes que necesitas conocer para componer una canción, y que han tenido todas las canciones compuestas desde mediados del siglo XX. Las he ordenado por orden de aparición o posición en las canciones.

Introducción o Intro

La introducción presenta el tema y te da pistas sobre su estilo, tono, tempo e instrumentación. Siempre fue ese riff reconocible de guitarra, melodía de violines, o primeros acordes de piano sobre los que hablaba el locutor de radio. Hoy día es a veces un mero efecto de sonido o incluso se omite, y el tema empieza con otra parte del tema.

Estrofa, (Verse) o parte A

Respecto a la letra, La estrofa o verso es donde se presenta la primera pregunta a resolver en el estribillo. También donde se sitúa o empieza a desarrollarse la historia, o se describen los personajes o sentimientos. Cada estrofa es distinta, y siempre amplia la historia o plantea nuevas preguntas.

En relación a la música, todas las estrofas suelen ser iguales con ligeras variaciones. Pero mientras la primera estrofa suele estar algo más desnuda respecto a su arreglo musical, por ejemplo, usar solo un piano, la segunda o tercera estrofas suelen mantener la energía del estribillo pero con menos elementos, para que al llegar a éste la energía se incremente.

Pre-Estribillo o (Pre-Chorus)

El Pre-Estribillo es una parte muy corta, de pocos compases, que conecta la estrofa con el estribillo. Su función es relajar un poco la tensión para crear una transición más potente hacia el estribillo, y este tenga mucho más impacto.

Descarga o (Break Down)

La descarga o break-down, es una parte que se caracteriza por la caída brusca del ritmo y resto de instrumentos que dejan el tema prácticamente desnudo. Es típica de la música electrónica, aunque también se usa en el Pop.

A veces se utiliza como recurso en un primer estribillo antes del Hook, algo también propio de la música electrónica. Las descargas hacen que el estribillo o Hook que les sigue sean mucho más impactante.

Estribillo, (Chorus) o parte B

El estribillo es la parte más importante y conocida de las canciones, la parte más pegadiza o catchy que se graba a fuego en el oyente, y brilla por encima de las demás. Representa el climax de la canción, y suele tener la misma letra repetitiva todas las veces que aparece.

Para la letra, supone el momento de las respuestas, de contar como vas a solucionar el problema, de gritar lo que realmente piensas. Aunque en muchas de las canciones actuales el estribillo es tan simple, que responder no responde a nada, y es más bien la frase más simple de todo el tema, ¡pero que funciona!.

Puente musical

El puente musical es un recurso que se utiliza en la música ligera o más clásica, para conectar de una manera natural el primer estribillo con la segunda estrofa. A veces repite la melodía del estribillo con las cuerdas, o utiliza un motivo recurrente a modo de gancho, pero en todo caso, descarga la energía del tema para caer en la estrofa.

Gancho o (Hook)

El gancho o hook es una frase musical corta, a menudo de sintetizador o guitarra, o un coro o melodía vocal pegadiza, que hace que la canción resulte atractiva y la recuerdes para siempre.

Esta nueva parte donde aparece el hook, y de la que toma prestado su nombre, suele mantener la misma energía del estribillo o incluso más, como en la música electrónica, que es donde realmente estalla el tema en vez de en el estribillo.

No es un recurso ni parte novedosa y ha sido muy usada en el Rock. ¿Recuerdas el hook de «Satisfaction» de los Rolling Stones? Seguro que sí! Pues esa guitarra de la intro que se repite y repite es el gancho o hook, y que se utiliza en el tema a modo de puente musical.

Drop

Esta parte es específica de la música electrónica (dance, house, etc…), y es un punto del tema donde se produce un cambio radical en el ritmo o la linea del bajo, que suele venir precedido de otra sección llamada «Build-Up» donde se acumulan poco a poco los instrumentos hasta el climax total, y de un corte o Break brusco que le da paso.

Se suele utilizar como estribillo antes del Hook, o como Pre-estribillo antes de un estribillo vocal, pero también a veces como parte principal del tema.

Solo u Orquesta

Es una parte ya en desuso pero que habrás escuchado millones de veces en la música rock, con sus famosos y tatareados solos de guitarra. Pero también en la música ligera, clásica, boleros, etc.. Es ese típico momento en el que la sección de cuerdas o metales de la orquesta, repite la melodía del estribillo a modo de solo, antes del ultimo estribillo.

Puente, parte C, (Bridge) o (Middle 8)

El puente supone un cambio total en el groove del tema. Su función es hacer que el último estribillo, que a estas alturas puede resultar repetitivo, recobre nuevas fuerzas y resulte fresco de nuevo. También se le conoce como Parte C, de cuando los temas solo tenían Estrofa y Estribillo, o Partes A y B.

Su melodía, acordes y ritmo suelen ser diferentes, y en muchas canciones es utilizado para lo que se conoce como modular o cambiar de tono, para que la voz de los artistas brille aún más en el último o últimos estribillos.

Coda o (Outro)

La coda es la despedida y cierre de la canción, y puede tomar mil formas. En los años 80 la Coda eran estribillos repetidos que iban desapareciendo poco a poco en lo que se conocía como Fade out, y años antes eran tan solo de 2-4 compases con una nota larga del cantante, o un final instrumental de la orquesta.

Pero a día de hoy puede ser un corte brusco o explosión, una última vuelta a la intro, o incluso una parte vocal o de coros nueva con otro groove totalmente diferente.

Estructuras más comunes para componer una canción

La estructura más usada para componer una canción es la típica estructura de las canciones Pop:

IntroEstrofaEstribilloEstrofaEstribilloPuenteEstribilloEstribillo

El número de compases de cada parte suelen ser 8, y en todo caso múltiplos de 4. Pocas veces se rompe esta norma, y si lo haces, notarás rápido que pasa algo raro que no cuadra. Y si no lo notas, háztelo mirar, jajaja

Otras estructuras muy comunes utilizadas en el Pop hoy en día son:

EstrofaPre-EstribilloEstribilloEstrofaPre-EstribilloEstribilloPuenteEstribilloEstribillo

EstrofaEstribilloEstrofaEstribilloEstribilloPuenteEstribilloEstribillo

IntroEstrofaEstribilloEstrofaEstribilloPuenteEstribillo

O empezar directamente con toda la energía del estribillo con esta otra estructura:

EstribilloEstrofaEstribilloEstrofaEstribilloPuenteEstribillo

Estas estructuras son más típicas de la música electrónica, aunque el Pop actual a veces toma partes prestadas:

EstrofaDescargaEstribilloHookEstrofaDescargaEstribilloHookHook

IntroEstrofaDescargaBuild UpEstribilloHookEstrofaDescargaBuild UpEstribilloHookHook

Otras estructuras clásicas que podemos encontrar en el rock:

EstrofaEstribilloEstrofaEstribilloSoloEstribillo

HookEstrofaPre-EstribilloEstribilloEstrofaPre-EstribilloEstribilloSoloEstribilloEstribillo

Estructura más clásica y típica de la música ligera

IntroEstrofaEstribilloPuente MusicalEstrofaEstribilloPuenteEstribilloEstribillo

Como empezar montar nuestro tema utilizando una estructura

La mejor manera de empezar a componer una canción es estructurar nuestras ideas para crear primero el estribillo y las estrofas, y sólo después pasar al resto.

Intenta no prejuzgar el tipo de estructura, y experimenta con más de una de ellas hasta que des con una que realmente te funcione, es decir, arriésgate y no vayas directamente a la que usas siempre.

Una vez tengas ya tu estructura, empieza a introducir elementos rítmicos, si no lo has hecho ya, utilizando una mayor carga rítmica en los estribillos que en las estrofas, y dejando la primera estrofa lo más descargada posible, para que el estribillo impacte de lleno la primera vez que aparezca.

A partir de ahí, y en función de tus conocimientos musicales, puedes probar a revestir algo más la canción o hacer arreglo musical, o puedes contactar con un arreglista profesional que lo haga por ti, o con un productor musical que lo lleve a un nivel más profesional de cara a poder presentarlo a una compañía de discos o editorial.

Resumen

En esta paso nos ocuparemos de analizar y confrontar nuestra ideas con la realidad. Iremos viendo si estas cuadran con el estilo musical que hemos escogido, y el tempo que se utiliza en ese momento en otros temas comerciales, y también si están en el tono correcto para el artista que queremos que lo cante.

Escribir la letra

PASO 4

En este último paso definiremos la historia que queremos contar en nuestra canción, y escribiremos la letra siguiendo unas normas básicas, aunque existe muchas flexibilidad en cosas como la rima. Así que tranquilo… !Estas a punto de terminar tu primera canción!.

Este paso, que es el primero para cualquier letrista o cantautor, es para los músicos como yo el último paso para componer una canción. Aunque la letra no es algo secundario para mí en absoluto, sino tan importante o más que la propia música.

No obstante, antes de empezar a canturrear sí que tengo claro que tipo de historia voy a contar, claro, porque no es lo mismo componer la melodía de una balada de desamor, que la de un tema alegre para el verano. Pero siempre empiezo por la música y dejo para el final la letra.

No existe una forma correcta de por donde empezar a escribir una letra, ni como hacerlo, y a veces un tema te sugiere la suya. Pero en mi caso, yo empiezo por escribir un pequeño texto con preguntas y respuestas que definan mi historia. Pero antes de esto, lo primero que busco y escribo en mi hoja en blanco es siempre: el Título.

Cómo escribir la letra de una canción

Escoger el título de nuestra canción

Escoger el título del tema es algo importante para mí. Es la semilla que cataliza el desarrollo de la historia en mi caso, y siempre busco que sea una frase o palabra que capture el significado de la canción. Muchas veces por cierto, esta frase o palabra acaba siendo luego la más pegadiza o repetida del estribillo.

La mejor manera de crear un título para tu tema es hacer una tormenta de ideas o BrainStorming de nuevo, y pensar en frases o palabras, siempre desde la perspectiva de la persona que canta, intentando condensar en pocas palabras como podría expresar el tema o Leit Motiv de la canción.

Pero si no te sale, tranquil@, el título es algo que siempre puedes escoger al final, y crear uno provisional solo para que te inspire y cambiarlo después cuando termines el tema.

Como crear una historia para nuestra letra

Una forma rápida de crear una historia es utilizando uno de los métodos más antiguos del periodismo, responder las famosas 5W:

  1. (Who) ¿Quién canta la canción o a quién va dirigida?
  2. (What) ¿Qué es lo que trata de decir, o de qué va la historia?
  3. (When) ¿Cuando se lo canta?. ¿Lo ocurrido pasó, está pasando, o va a pasar?
  4. (Where) ¿Donde está en este momento presente, cerca o lejos?
  5. (Why) ¿Porqué se lo canta, por despecho, por que se alegra por él o ella?

Como escribir la letra de una canción

Ya con el título y una historia que contar, intenta resumir ésta en un pequeño texto. Se trata de ir de menos a más, sin trata de enfocarse directamente en escribir ya la letra en detalle.

La forma más sencilla de enfocar la historia es dividiéndola en 4 partes como si se tratara del guión de una película, que por si no lo has adivinado ya, luego serán nuestras dos estrofas, estribillo y puente.

Pon atención especial al hook o frase más pegadiza de la letra, esa que se repite y repite y podría ser el propio título. Tendrás que colocarla al menos en dos lugares distintos del estribillo. Posiciones normales para el hook son: Líneas 1 y 5 o Líneas 4 y 8 pero también funciona en las líneas 1, 3 y 7-8.

1Propósito principal de la historia – Estribillo

Es el final de la película, la respuesta a todo lo que cuenta la historia y el motivo principal que mueve a la persona que canta la canción. Por ejemplo; «Esperando el amor de mi vida», «Feliz de haberte encontrado», o «No puedo ser feliz desde que me dejaste».

2Dos tramas diferentes basadas en el propósito final – Versos

Toda película tiene 2 tramas diferentes, a veces más, que se van resolviendo a medida que la historia avanza. Una letra es igual, y debemos de tratar de buscar 2 momentos, preguntas o situaciones, para las que el estribillo ofrezca una solución.

Por ejemplo, estar enamorado y luego desenamorado, o antes eras de una manera y ahora eres de otra, o llevaba triste muchos meses por tu ausencia pero lo he podido superar.

3Cambio o Revelación – Puente

En todas las películas hay un momento en el que la historia da un vuelco, que hace que el personaje principal tenga éxito, o la pareja principal pueda estar al fin unida, etc… Este momento de revelación o giro de los acontecimientos en una letra es el puente. La historia ahora puede terminar, o el problema ahora tiene solución.

Por ejemplo; «ya he encontrado las fuerzas que no tenía para huir de tí» o «Ahora es tu momento, solo tienes que hacer lo que ya sabes que has que hacer».

Ritmo y rima de las frases

La mayor parte de las letras de las canciones riman, aunque algunas no, como pasa en muchas letras del Pop de estos últimos años. Rimar mejora el ritmo y el desarrollo de la canción, al mismo tiempo que facilita que la letra se grabe mejor en las mente del oyente.

Estos son algunos de los tipos de rima más comunes que se utilizan para componer la letra de una canción:

  1. Rimar cada dos líneas como en el bolero «Esta tarde vi llover» de Armando Manzanero.
  2. Rimar todas las líneas como el estribillo de «Despacito» de Luis Fonsi.
  3. Rimar en parejas como en «El sonido del silencio» de Simon and Garfunkel.
  4. No rimar en absoluto, no muy habitual en letras en castellano, pero si en muchas letras en inglés.
  5. Utilizar todas las anteriores al mismo tiempo como en «La Chica de Ayer» de Nacha Pop, donde riman todas las líneas en la primera estrofa, en el estribillo riman cada dos, y en la segunda estrofa riman por parejas.

Como ves, no hay ninguna norma escrita para escribir la letra de una canción, ni forma mejor o peor de rimar las frases, puedes incluso no rimar en absoluto. No obstante, lo normal es hacerlo o al menos tener algunas frases sueltas que sí lo hagan, para mantener un mejor ritmo y desarrollo narrativo.

Resumen

Para escribir la letra de tu canción empieza por escoger un título que te inspire, y luego ayúdate del viejo método de las 5W para crear tu historia. Comienza a crear las frases, y empieza por colocar el hook o frase más pegadiza del estribillo, y luego las estrofas y después el puente. A la hora de rimar no hay reglas, pero intenta rimar al menos parte de las frases para potenciar el ritmo narrativo.

Conclusión

Pues hasta aquí esta guía de como componer una canción. Es un método probado que he seguido durante más de 30 años de profesión, para componer canciones para algunos grandes artistas.

Curiosamente, siempre he procurado escuchar y analizar antes al artista y su obra para poder componerle algo a medida, sin saber que al hacerlo, estaba favoreciendo la creatividad de mi cerebro, a tenor de lo descubierto por la neurociencia.

Así que lánzate a componer y a crear mucha música, porque a componer canciones, como todo en la vida, solo se aprende componiendo. Y por cierto, si lo tuyo es la música puedes seguir paso a paso mi método en orden, pero si eres letrista, tan solo cambia el orden y empieza por el paso 4.

Lo fundamental es perder el miedo a componer, y darle a nuestro cerebro la libertad de crear, aunque para hacerlo mejor, te vendrá bien tocar algún instrumento y saber algo de música.

Y después, tan solo te quedará grabar el tema en tu teléfono, grabadora digital o DAW, dependiendo de los medios que tengas disponibles. En siguientes post trataré más en profundidad este tema. Y por supuesto, si necesitas alquilar un estudio de grabación en Barcelona, podremos ayudarte con esa grabación.

De todas formas, si después de seguir mi método no has sido capaz de componer tu primera canción, revisa los siguientes consejos que te ayudarán a ver que puede fallar:

  • ¿Te has quedado estancado en el estribillo y no se te ocurre la estrofa? Prueba el ritmo de alguna estrofa de otra tema, e intenta inspirarte, o piensa en colaborar con otra persona.
  • ¿El tema te queda muy tirante y no lo puedes cantar? Tendrás que bajarlo de tono. Componer en Do Mayor está bien y es una clave fácil en el piano, solo hay que tocar las notas blancas. Pero si tu melodía te queda alta, tendrás que usar otro tono. Algunos pianos permiten la transposición, y también el 100% de los software de notación y midi.
  • ¿Sientes que el tema no funciona, o el estribillo no termina de impactar? Vuelve al paso número 3 y prueba una estructura diferente, o intenta añadir alguna parte nueva como un pre-estribillo o un break down, para hacer que el estribillo impacte más.
  • ¿Los acordes de tu estrofa o estribillo te parecen un poco limitados? Aprende o Introduce acordes nuevos, o añádele extensiones como add9 o sus4 a los que ya usas para añadirles color.

Comparte este post, por favor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba